Mucho más…

Posiblemente nos pase como a todas las bandas: subidones, bajones, salidas, llegadas, aciertos, cagadas… Vamos, nada nuevo.

Pero ahí estas, con tu gente con la mano levantada soñando fuerte, diciendo “merece la pena”.

Éramos 70 personas y me vale; me sigue mereciendo, pese a todo.

Posiblemente el año que ha pasado desde la última vez que tocamos hasta la fecha de esta foto (22 de febrero), haya sido el año que teníamos que vivir.

Al principio, se hizo todo bastante cuesta arriba. Las horas, kilómetros y minutos pesan cuando ves que no caminas, y mira que es bastante normal en nosotros que siempre nos ha costado decidir las cosas. Cuando aún no te crees que estén pasando esos momentos difíciles y no quieres superarlos, pero es así.

Cuando tienes un grupo de música con algunos de tus mejores amigos, sueñas con girar, grabar, tocar, salir, hacer mil cosas… eso sí, hasta el final con ellos. Pero es como la novia de la infancia; casi nunca pasa. Pues así ha sido, y visto con perspectiva, así tenía que ser.

Entran personas nuevas que te alientan, te empujan y conoces otras caminos y sonidos que aparecen en ti mismo, o que siempre habían estado en otras etapas (el gain nunca nos había abandonado).

Y ahí estábamos, llenos de sudor pero con la sensación que este año había valido la pena.

Sabemos que vosotros lo disfrutasteis, pero para nosotros fue…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *